Este sitio usa cookies y tecnologías similares / This site uses cookies and similar technologies

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso / If you not change browser settings, you agree to it Leer mas/Read more

Acepto/I accept
A+ A A-

SPORTS ILLUSTRATED

RUDE AND RACER

Febrero es el mes de Sports Illustrated. Las mujeres más bonitas posan en sus páginas, en traje de baño para recordarnos que el invierno está a punto de terminar, el buen tiempo se aproxima y los instintos varoniles comienzan a bullir tras la hibernación. La verdad es que cuando busco excitación, mi instinto camina en dirección de aquellas antiguas revistas de…, “MOTOS”! guardadas como oro en paño en las que de vez en cuando sabíamos de los gustos del mercado japonés. Puro exotismo. Motores de dos y cuatro tiempos en bellos doble viga de aluminio, para motos de 400cc o menos, ligeras, rapidísimas, plagadas de tecnología y con unas fibras que te sacaban los ojos de las órbitas >>>>

 “Hay gente a quienes les gusta ir al bar, a mi eso me da igual. Hay gente a la que le gusta follar, a mi me resbala. No soy gay ni nada de eso, simplemente prefiero jugar con otras cosas. Cosas distintas hacen felices a distinta gente”

Guy Martin 

La Suzuki, que preside esta entrada en un modelo exótico y poco conocido en España, GSX-R400 de 1987 con motor tetra SACS 16V, DOHC, de 398cc daba 59CV a 12000rpm con 153kg. Cifras que excitaban hace 29 años y todavía hoy nos sacan los colores.

Kawasaki ZX4 de 1988, una réplica a escala de nuestra ZX10. Las Ninjas de mil que nos llegaban a España eran las reinas de la velocidad punta, pero estas batidoras rara vez podían siquiera verse en algún sarao motero.

Yamaha FZR400 de 1986. Después nos llegó su hermana de 600 rabiosa y crítica.

Honda CBR400RR de 1986. Si Honda hubiera replicado esta máquina en 600 para el mercado europeo, estoy seguro que nuestras carreteras se hubieran llenado de ellas y todos seríamos un poco más quemados. La CBR600F fue la elección de Honda para el mercado exterior. Un auténtico best seller, pero bastante más descafeinado que esta belleza.

Suzuki GSX-R400 de 1988, más parecida a lo que nos llegó en su día.

Kawasaki GPX250R de 1987. Kawasaki también sabía hacer doscientos cincuenta de cuatro tiempos rabiosas. Esta GPX tenía un bicilíndrico paralelo de 248cc con 48CV a 13000rpm y pesaba 138kg.

Yamaha RZ250R de 1986. Esta máquina se asemaja bastante a lo que nos llegó a nosotros con un poco más de cilindrada, la “Erredetresymedio”, la “matapijos”. En Japón eran 247cc para 45CV a 9500rpm y 137kg ¡Dos tiempos al poder!

Yamaha FZ400N de 1985. Aunque Yamaha tampoco olvidaba a los amantes del cuatro tiempos. Esta naked podía plantarle cara a la RZ250R, con un cuatro en línea de 16V, 59CV a 12000rpm y 164kg.

Suzuki RGV250 Gamma. Las marcas japonesas cuidaban con mimo sus deportivas de 400cc de cuatro tiempos, pero las joyas de la corona eran las doscientos cincuenta de dos tiempos. Esta RGV fue de las pocas que llegaron aquí.

Yamaha TZR250R. Otro caramelo que muy pocos afortunados pudieron degustar.

Kawasaki KR1 de 1988 ¿Quién no recuerda a esta preciosidad? Motor cuarto de litro, V-twin de dos tiempos, refrigerado por agua. Una moto de carreras con matrícula ¡Dichosos aquellos que hicieron patinar su embrague!

Honda NSR250R. Si debiéramos definir estas motos con una sola palabra, ésta sería vanguardia. Motos con casi tres décadas que aun hoy son verdaderas bellezas con una tecnología que nada tiene que envidiar a la actual. Los ochenta fueron la mejor década para las motos deportivas, sin duda. A mí, Elle Macpherson me sigue pareciendo la más bella.

 

Más en esta categoría: « DUCATI 848 TURBO BALA ROJA »

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

"It was nothing, just the normal thing to do at the time"