Este sitio usa cookies y tecnologías similares / This site uses cookies and similar technologies

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso / If you not change browser settings, you agree to it Leer mas/Read more

Acepto/I accept
A+ A A-
BLOG RUDE & RACER
GIANLUCA DOMENICALI

Nuestro fotótografo favorito de las road races, Gianluca Domenicali nos envía esta felicitación navideña para todos vosotros. Grazie mille amico mio! Desde Rude & Racer nos sumamos a su felicitación y os deseamos un 2017 lleno de satisfacciones y carreras. Salud y suerte camaradas. >>>>

RUDE AND RACER – MOTO Y FOTOS: VINTAGE ADDICTION CREW

En 1997, Yamaha nos sorprendió a todos, al ser descubierta en pruebas una motocicleta que ha sentado las bases de las superbikes japonesas desde entonces. La moto era la YZF 1000 R1 que apareció definitivamente el año siguiente. Fue la sucesora de la saga FZR y las añoradas Exup, y su receta era una reducción de peso drástica con un aumento de potencia que nos acercara a la cifra mágica de 1kg/CV. Ésta es la base con la que Vintage Addiction Crew desarrolla su última preparación classic racer. La elección cromática elegida no podía ser otra que la que hizo famosa un tal Kenneth Leroy a finales de los setenta en el Continental Circus. El Marciano se despachó a gusto con sus rivales durante las temporadas 78, 79 y 80 con sus Yamahas quinientos amarillas y aun hoy se trata de los colores que más definen en carácter racing de las deportivas de Iwata, junto con los de Marlboro que también convirtió Roberts en icono, esta vez como manager del equipo Yamaha en la categoría reina a finales de los ochenta y principios de los noventa. V/A mezcla todos estos ingredientes, eliminando todas la fibras de origen, añadiendo un cupolino con un pequeño faro y modificando el subchasis para alojar un colín monoplaza de corte vintage. Öhlins, Brembo y Akrapovic definen suspensiones, frenos y escape, para mantener la efectividad de esta ya pin-up proveniente de las carreras de resistencia. >>>>

RUDE & RACER

Cuando me quedan cuentas pendientes, hay algo que me frena, que no me deja continuar. Como un ancla que me impide avanzar. Va a hacer dos meses que visitamos el Oldies but Goldies y dejamos varias cosas pendientes, pero había una que rechinaba en mi interior más que las demás. Una BMW negra, con un asiento tapizado elegantemente hasta el radiador. Nada de levantar la zaga. El culo bajo, rueda fina, muy setentero. Faro redondo en un cupolino pequeño y redondeado. Mad Max volvía a mí. Pero no me pedía ser testigo ¡No! Bubba Zanetti era quién me miraba fijamente, con cara de mala hostia. El taller gijonés Café Racer Lost North Garage ha sabido darle a esta máquina el aroma a goma quemada y sangre reseca de la mítica película de ambiente postapocalíptico. Adoro el film y cada vez que viene a mi memoria, una sonrisa cabrona se dibuja en mi cara. El pasado quince de octubre cuando la vi en la nave que guardaba parte de la colección de preparaciones que fuimos a admirar, mi mente voló hacia aquellas carreteras australianas completamente desiertas, en las que los jinetes nocturnos trataban de superar a los otros yonquis de la velocidad, que escondían su mono por las sensaciones fuertes tras un traje de policía. Me transporté a un páramo seco y silencioso que veía rota su monotonía con el atronador sonido de un motor girando por encima de la línea roja alojado en una máquina negra, una moto sobre la que un piloto sin rostro y con nervios de acero se dejaba querer por el filo de la muerte, mientras un enjambre de sirenas y luces de colores le perseguían sin intención de que la acción terminara. La escena no puede acabar bien, alguien debe pagar la osadía. Las estrellas del cielo deben cobrarse una vida. “You listen bronze. I am the Nightrider. I'm a fuel injected suicide machine. I am the rocker, I am the roller, I am the out-of-controller! I'm the Nightrider, baby!” >>>>

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

"It was nothing, just the normal thing to do at the time"